Follow by Email

miércoles, 15 de enero de 2014

Cada día entiendo menos...




Unos tanto, y otros tan poco; como siempre, pero como nunca. Y lo irónico es que siguen sonriendo, deben saber algo que aún nosotros no sabemos.
Durante el 2013 las 300 personas mas ricas del plantea ganaron 524 mil millones de dólares más. No digo que no se lo merezcan, pero...¿el mundo se lo merece? los que sufren hambre, los que no encuentran trabajo, los enfermos que no pueden tratarse, los que pierden todo en algún desastre natural ¿se lo merecen? ¿cada uno cosecha lo que ha sembrado? las reglas del juego son éstas, pero ¿quién las puso?


"(...) Más todavía lo es la ideología: consiste en justificar que algunos tienen mucho y otros muy poco a través de discursos –relatos– que van cambiando con los tiempos: que los más claros deben tener y los oscuros no, que los señores sí y los vasallos no, que los españoles sí y los indios no, que un dios les ha dado a unos y quitado a otros; que las mujeres no pueden poseer, que tiene el que trabaja y el que no tiene es porque es vago o tonto; que, en síntesis, quien adquirió como sea tal o cual objeto lo hizo suyo y nadie más puede tenerlo a menos que le dé algo a cambio. La propiedad privada, le decían, cuando se hablaba de esas cosas. Es un milagro –es el gran milagro social de los últimos diez mil años– que tantos millones respeten esa idea, esa ilusión tan laboriosamente sostenida. Pero eso no la hace menos frágil: de vez en cuando se rompen ciertos diques y la ilusión estalla. Entonces, de pronto, parece tan extraña."

Martín Caparrós


Una vez más debo aclarar que no estoy de acuerdo con la frase de Caparrós, al menos del todo. Pero me obliga a reflexionar. ¿hasta dónde algunos tiene derecho de tener tanto más que el resto? ¿no es un atentado contra la democracia? Porque es obvio que la influencia que generan estas personas, incluso en países ajenos, es mucho mayor de lo que permitiría la moral. 
Si la banca se hunde todos la rescatamos, somos todos socialistas. Pero si la cosa va bien para unos pocos, cada uno tiene lo que se merece. Nadie pudo prever la crisis, pero alguien es responsable, ¿no? y si nadie sabe quien es, solo hay que seguir al dinero...siempre hay que seguir al dinero.
Parecería que el mundo es el Titanic, y los que están en clase alta siguen cenando, tomando champagne, escuchando la banda en vivo, mientras el agua inunda los primeros compartimientos. Los de abajo se pisan la cabeza unos a otros para sobrevivir, mientras el barco se hunde. Pero los de arriba siguen como si nada, tal vez porque tienen un lugar asegurado en algún bote salvavidas. 
No pido que unos trabajen para otros, sino que nadie trabaje jodiendo a otros. Porque de seguir así, ya no será bueno el que obedece, ni subversivo el que no se la banca. Es sentido común, la cuerda se corta por lo mas delgado, pero se corta al fin y al cabo. 
Y repito, no digo que no se merezcan ser multimillonarios, solo digo que el mundo no se lo merece. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario